Prestashop sin límites si sabes programar

Prestashop, tu herramienta más completa...siempre y cuando la conozcas de primera mano
Alabaz
Actualizado: 19/05/2014 296
Prestashop sin límites si sabes programar
Compartir:

Prestashop sin límites si sabes programar

 

Cuando te enfrentas por primera vez a Prestashop, es como un juguete nuevo al que sólo quieres dedicar horas para divertirte con él. 

Lo primero es realizar la instalación. La verdad, sin saber nada puedes tener una tienda instalada y lista para poder jugar en pocos minutos. Nos hemos habituado al botón de siguiente y, en 10 minutos ya estamos listos… ahí tenemos los Ipods y los Macs listos para ser vendidos. ¡¡Tengo que comprarme uno!! Me doy de alta como cliente y listo para hacer el pedido con una transferencia. De repente saltan las alarmas de los correos: se ha procesado todo y mi pedido ha llegado correctamente; ya falta menos para tener mi portátil en casa.  Pero no es el único correo que recibo. También me ha llegado un pedido… Rápidamente entro ilusionado en la administración y veo que alguien ha comprado en mi tienda, ¡que rápido! Todavía no he empezado y ya estoy vendiendo: un Mac, casi nada... mil euretes ;) Qué pena, me ha pagado por transferencia, tendré que esperar unos días… Mientras, aprovecharé para tenerlo todo preparado. Lo primero, el producto que ha pedido. Empiezo a buscarlo por mi habitación y no lo encuentro… 

Mi primer pedido ¡Y NO TENGO “STOCK”!

 

Ya hemos aprendido una parte importante del Prestashop.

Es muy importante el stock si vendemos productos. Tampoco tenemos la pasta del cliente, y menos mal que todo esto es el principio de mi mundo en Prestashop y el cliente era yo, porque si no, tendría que haber cogido al de la moto del Telepizza amigo mío porque tampoco tenía preparado el transportista... 

Así que mi primera lección está clara: tengo que ver qué productos voy a vender, cómo van a poder pagarlos los clientes, y cómo voy a enviarlos. Mientras reviso todo esto tengo tiempo para poder seguir viendo a fondo todo lo que nos ofrece esta aplicación llamada Prestashop.

Primero aprendo a configurar un producto, una descripción cortita por aquí, una larga más abajo, su imagen correspondiente, el nombre del producto y el precio (que no falte) y listo. Muy bien, y entonces ¿¡¡para qué es todo los demás!!?

 

Ahora, puedo hacer dos cosas: invertir un poco de tiempo en investigar qué se puede hacer o simplemente dejar que el tiempo me lo enseñe. Si elijo la opción de aprender con el tiempo, cometeré errores que seguro que harán que algún cliente no me vuelva a comprar, así que, lo primero es aprender a utilizar a fondo la herramienta con la que estoy trabajando porque es la que me va a dar de comer…

 

Con el tiempo, trabajando con Prestashop te pasa como cuando te cambias de casa. Al principio ves todas las habitaciones y todo lo que podrías hacer en ellas, pero con el tiempo la casa se queda pequeña porque tienes niños y te falta espacio. Lo mismo pasa cuando comienzas un proyecto: siempre va a crecer y por eso es muy importante que la base sea buena. Así que no puedes coger una casita de 30m2 porque te la dejan más barata, debes pensar en que te vas a quedar a vivir toda la vida ahí... Si queremos vender y no tener problemas lo primero es invertir en un buen servidor que te cargue las páginas rápidamente (lo que hará que tu tienda esté mejor posicionada), que tu proveedor pueda solventar un problema al momento si pierdes cualquier información y que no te limite para que puedas crecer.

 

Pero hay otra cosa que con el tiempo aprendes usando Prestashop, y  es sencillamente que no te permite realizarlo todo y te vas a enfrentar con muchos proyectos que necesitan mucha más funcionalidad que la que te ofrece Prestashop de serie. ¿Qué hago si alguien requiere cierta funcionalidad sólo para poder vender sus productos porque tienen unas características especiales? ¿no puede hacerlo? ¿Le digo que con Prestashop no puede? No, simplemente aprendo de qué pasta está hecho Prestashop y cómo puedo ayudar a nuestros clientes.

 

Ahora es cuando de verdad empiezo a ver cuál es el potencial de Prestashop y empiezo a entrar en un mundo nuevo con términos que van a formar parte de mi vida: El principal de todos que lo engloba todo en Prestashop, pero también están los “Módulos” (permiten añadir funcionalidad al Prestashop), el paradigma del MVC (Model-View-Controller), los ficheros de las carpetas override y, cómo no, los tpl creados con smarty.   

 

Es el momento de volver a estudiar más todavía. Es lo que tiene el mundo de la informática, siempre debes estar atento a las novedades para poder solventar los problemas según la tecnología existente a tu disposición. Así que no queda otra, primero aprendo que es MCV y reviso el código de Prestashop para comprobar cómo se plasma esto en la plataforma, la carpeta “clases”, la carpeta “controllers” y esos tpl hechos con smarty que debo aprender sí o sí. Después monto un pequeño módulo, revisando toda la documentación de programación que existe de Prestashop y los módulos; es un primer paso para poder formar parte de este mundo apasionante y a la vez, frustrante por momentos, por culpa del mismo Prestashop.

 

Ahora es cuando comienzo a ver exactamente todos los problemas que debo tener en cuenta y que al final me quitan muchas horas de trabajo ya que no me permiten crear nuevas funcionalidades. A medida que Prestashop ha ido creciendo y ha dejado de ser un simple juguete para ser una poderosa herramienta que utilizan muchos clientes, el equipo de Prestashop ha ido reorganizando todo el código existente para dar paso a las nuevas funcionalidades multitienda, stock en almacenes, etc.,  y esto ha ido provocando que salgan nuevas versiones de Prestashop (según mi punto de vista no lo suficientemente probadas y que dejan a los clientes expuestos a todos los errores que ellos mismos causan) y por ese defecto del ser humano, querer tener siempre la última versión provoca miles de errores en las tiendas y tener que reorganizar todos esos módulos que has programado para poder adaptarlos. Este es el momento en el que aprendes una de las principales cuestiones de este mundo… ¿De verdad necesito actualizarme cada cierto tiempo a la última versión?


La respuesta es sencilla:

NO

 

¿Tu tienda actual te permite vender lo que necesitas, o requieres obligatoriamente de una nueva funcionalidad existente en la última versión? Si no está limitando tus ventas no necesitas actualizar, perder el tiempo, soportar problemas y gastar dinero en realizar este paso. Invierte este tiempo y este dinero en módulos que añadan funcionalidad que de verdad requieras.

Como decía mi compañero Alberto, para ser un experto debes haber dedicado más de 10.000 horas en este mundo, pero yo añadiría algunos puntos más:

  • 1) Debes haberte peleado con muchos clientes para de verdad conocer qué problemas se encuentran y cuáles son sus necesidades y qué es lo que de verdad necesitan. 
  • 2) Has de saber cuándo se produce un error, qué lo provoca y por qué, simplemente con ver las huellas que deja y ser un buen detective para poder encontrar aquellas pistas que no están visibles y dar con el error.
  • 3) Y por último, no puedes conformarte con lo que Prestashop ofrece de serie. Deberás pasarte mucho tiempo enfrente de la pantalla para mejorar la aplicación, desarrollar módulos que incrementen su funcionalidad y usabilidad, para así adaptarla a lo verdaderamente importante: las necesidades de tu negocio.

 

Pon un módulo en tu vida y tendrás un Prestashop sin límites


Autor: Jorge Donet. Program Manager

Buscar en el blog...
Últimos artículos
Más vistos
Síguenos en redes
0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?