El neuromarketing, ese gran desconocido

El neuromarketing es una jovencísima disciplina pero de gran importancia en el marketing actual, ya que forma parte de todos los procesos de compra de manera inconsciente...
Alabaz
Actualizado: 13/01/2015 197
El neuromarketing, ese gran desconocido
Compartir:

¿Cuántos de nosotros somos conscientes de nuestra respiración en el día a día? Estoy segura de que la respuesta será parecida a la que daríamos si preguntáramos quién es consciente de que el neuromarketing forma parte implícita del proceso de compra…

 

Pero os estaréis preguntando, ¿qué es el neuromarketing?

El neuromarketing es una disciplina del marketing tan joven y desconocida como importante y apasionante. Tiene muchos componentes pero, a grandes rasgos, podemos resumirlo en una mezcla entre neurología y marketing que estudia cómo nuestro cerebro reacciona ante diferentes estímulos durante el proceso de compra.

 

En todo el proceso de compra internvienen diferentes partes del cerebro y diferentes sustancias: la serotonina (que activa nuestro comportamiento impulsivo), los sistemas de aversión al riesgo (que nos envía mensajes negativos al pensar en “no seguir la norma”) o el sistema de neuronas espejo (que nos invitan a seguir un comportamiento en manada, es decir, a imitar lo que hacen otros de manera inconsciente), etc.

 

Pero lo verdaderamente interesante en el neuromarketing es cómo se pueden utilizar estos recursos que el cerebro nos da con diferentes estrategias:


- ¿Cuántas veces hemos visto las palabras "últimos días" o "últimas unidades" y nos hemos vuelto locos al pensar que podríamos quedarnos sin ese jersey tan bonito o sin esa cámara fotográfica que tanto deseamos? Esta estrategia utiliza la aversión al riesgo, el miedo que sentimos al pensar que si no lo compramos ahora nos estaremos arriesgando a que se acabe ese bien o servicio que queremos adquirir.


- Sobre el efecto manada podemos decir que todo el mundo prefiere comprar en una tienda en la que se ve más gente, ya que percibimos esto como una aceptación generalizada de esa tienda. Por el contrario, una tienda vacía nos lanza un mensaje negativo, a pesar de que la calidad, precios, etc, puedan ser iguales.


- También encontrarmos las estrategias "tradicionales" como pueden ser: los precios psicológicos, es decir, no utilizar precios redondos sino precios acabados, por ejemplo, en 9; poner música que incite a la compra (un recurso muy común también en el e-commerce); no poner a primera vista los productos más básicos o el marketing olfativo (que en el e-commerce se utiliza asociando productos a olores a través de las descripciones, por ejemplo).


Son numerosos los experimentos que se han hecho en este campo, probando cada vez que los procesos cerebrales son una parte esencial en el proceso de compra.

Por ello, os animo a investigar sobre el tema y a introducir esta disciplina en vuestros negocios.


Y, por supuesto, si tenéis una tienda online, no dejéis de probar todas estas técnicas, ya que podéis llegar a lo más profundo del cerebro de vuestro cliente a través de la combinación perfecta de colores, de unas imágenes apetecibles o con una descripción que le haga sentir que está tocando, oliendo o saboreando el producto que está a punto de adquirir.

Buscar en el blog...
Últimos artículos
Más vistos
Síguenos en redes
0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?